A veces, cuando estamos frente a la encrucijada de elegir entre un instituto de belleza clásico o un Spa, y si se trata de descansar, mimarse o sacarse el stress, la respuesta es casi obvia.

El Spa es un lugar que se considera fantástico, dado que es agradable por su ambientación, por los cuidados prodigados y por ser también un espacio tranquilizador. Además, cuando decimos Spa, eso implica casi forzosamente la presencia de cuidados a través del agua, al menos con un jacuzzi. De acuerdo a cual sea su modalidad o el servicio que ofrezca, encontraremos una piscina, bañeras de hidroterapia, duchas de diversos tipos (escocesa, finlandesa), baños de vapor, etc.

Podríamos decir que es algo así como un "primo" de la Talasoterapia (*). La diferencia entre ambos es el enfoque curativo de la Talasoterapia, que sigue protocolos de cuidados específicos, con objetivos definidos y siempre bajo control médico. En cambio, el Spa se asocia más al relax y bienestar, y en cierto modo también se lo asocia con la belleza.


(*) La Talasoterapia, es un método de terapia que se basa en el uso de diferentes medios marinos, juntos o por separado (agua de mar, algas, barro y otras susancias extraídos del mar) y del clima marino como agente terapéutico.

¿Por qué el Spa "libera"?

El Spa ayuda a brindar la sensación de liberar, ya que es relajante porque estimula la producción de endorfinas por el organismo. Las endorfinas son calmantes naturales y anti-dolor, que proporcionan sensación de bienestar. Es por eso que llamamos a las endorfinas "las hormonas de la felicidad” (nos liberan del stress y de las energías negativas!).
El efecto del agua caliente sobre la circulación de la sangre permite a las endorfinas y a los nutrientes, acceder a las células dañadas. Además, por su acción la presión arterial baja y las tensiones sobre el corazón y otros órganos disminuyen. Pero el Spa tiene múltiples virtudes, además de la relajación.


Las virtudes físicas y psíquicas del Spa

Entre los numeroso beneficios que brinda, se sabe que estimula la circulación de la sangre, desata las tensiones musculares (y emocionales!), alivia la tensión de las articulaciones, afloja los músculos, tonifica la piel, apacigua los dolores, facilita la digestión, elimina las toxinas, favorece la aportación de oxígeno hacia las diferentes células del cuerpo, relaja…
También, en consecuencia, es muy benéfico contra el cansancio crónico, el reuma, la artritis, los dolores de espalda, los traumatismos musculares, tendinitis, articulaciones o músculos doloridos, jaquecas, la hipotensión o la hipertensión, varices, celulitis… Hasta incluso contribuye, en las personas que sufren de diabetes, a reducir los niveles de azúcar en la sangre). También ayuda a combatir el insomnio, el estrés, la depresión, regula el sueño (después de una sesión de Spa, sueño profundo garantizado...).
Hay que saber que los beneficios del Spa no se limitan al momento en que se toma una sesión. Los efectos de una buena sesión de Spa pueden durar algunos días. Es cada vez más utilizado por los deportistas porque los ayuda a recuperarse más rápidamente después de un entrenamiento intenso, al promover la circulación de la sangre y por lo tanto contribuir para eliminar las toxinas y el exceso de ácido láctico de los músculos.

Actualmente, el Spa también se asocia a la aromaterapia o terapia de aceites esenciales, que es un complemento muy bueno de la hidroterapia. Más allá del perfume agradable difundido en el Spa, los beneficios de los aceites esenciales son conocidos desde hace siglos. Actúan el organismo globalmente, reforzando y estimulando el sistema inmunológico natural. Según las plantas escogidas, los efectos pueden ser estimulantes, tranquilizadores o equilibrantes.


Spa: el despertar de los cinco sentidos

Cada vez más, los institutos de Spa ofrecen la experiencia total para los cinco sentidos. Con el fin de hacer sentirles a sus clientes un máximo de bienestar, los Spas se convierten es espacios multisensoriales. Todo está preparado para que quien vaya, se desconecte de la rutina diaria y viva una experiencia diferente, exótica y única en el seno del Spa. El principio que rige es estimular los cinco sentidos.

El tacto

El tacto es el sentido más solicitado naturalmente en el momento de una sesión de spa: los masajes.  La asociación del masaje y del agua caliente tiene virtudes múltiples, relajantes o tonificantes.

La vista

La organización y la decoración de los Spa son cada vez más cuidadas, ningún detalle queda librado al azar. Las luces tienen tonos e intensidades que llaman a relajarse y calmarse, los colores y los materiales son armoniosos y especialmente elegidos, el ambiente es suave y sutil. El placer de los ojos está, para muchos, en la sensación de bienestar que provoca ver una ambientación que permita olvidarse de todo lo que provoca tensión, malestar o preocupación.

El oído

Lo sabemos, la música ejerce un poder especial, tocando lo más profundo del espíritu, el centro de las emociones. Hay sonidos y músicas que tienen el poder real de liberar y disminuir la actividad intelectual para sumirnos en sensaciones bellas, como si fueran baños sonoros regeneradores. Por eso en los Spa, la música es zen, sutil, relajante.


El olfato

Gracias a la aromaterapia, las esencias naturales se difunden y ensamblan con el ambiente, ¡un verdadero placer olfativo! La aromaterapia utiliza las memorias de los olores para actuar en nuestra salud y nuestro bienestar. Los aceites esenciales estimulan el sistema nervioso y lanzan una orden de autorregulación a nuestro cuerpo. Entre los aceites esenciales tranquilizadores y relajantes, hay por ejemplo un aceite esencial de lavanda, de naranja dulce, de manzanilla. Existe una multitud de perfumes para devolvernos el bienestar que necesitamos.

El gusto

Sentarse algunos instantes bebiendo despacio una bebida caliente relajada, beneficia todos los sentidos. Antes o después una sesión de Spa, generalmente nos invitan a saborear una taza de bebida relajante, la mayoría de las veces una infusión a base de productos naturales. Ya sea un té de limón o de uno de verbena, se siente rápidamente el calor de la bebida reposar en el cuerpo, aportando un bienestar que se aprecia mucho más.

¿A quienes se dirigen los centros de Spa?

Todo el mundo puede atravesar las puertas de estos lugares especiales, para relajarse y ser atendidos en forma personalizada y atenta. Los centros de spa ofrecen servicios puntuales, estadías con servicios de alojamiento o paquetes. Se puede optar por un Spa en la ciudad, Spa Resort, Spa dentro de otra estructura o establecimiento, como un hotel, un crucero, un centro de vacaciones y Day Spa (utilizados puntualmente en el curso de un día). Mujeres, hombres, parejas, todos se dirigen hacia estos lugares de excepción para encontrar calma, comodidad, placer y bienestar, y recargarse de energía renovada.


¿Cuáles son las prestaciones que un Spa puede ofrecer?

Los siguientes son algunos ejemplos entre el abanico de propuestas: 
- Jacuzzi, piscina, balneoterapia.

- Bañeras de hidroterapia, baño a chorros de aire.

- Baños de vapor, sauna húmedo y sauna seco.

- Luz terapia, alpha terapia, pulsaciones luminosas y ritmos sonoros.

- Cuidados a base de algas (algo-terapia), a base de lodo (fango-terapia), arcilla, chocolate.

- Masajes a base de productos naturales: aceites esenciales, pipas de uvas  y vino terapia, piedras calientes.

- Masajes originarios de diferentes países, particularmente orientales y nórdicos: tailandés, shiatsu, ayurvédico, sueco.

- Reflexología plantar: masaje de los puntos de acu-presión de los pies.

- Cuidados estéticos: depilación, manicura, pedicuría, peeling, etc.

Si buscás desenchufarte, relajarte y mimarte un rato, sabés que ir al Spa es una excelente idea, y probablemente estemos de acuerdo!


También te puede interesar:

Piel de naranja: existen remedios naturales para reducir la piel de naranja (afortunadamente!)