Llegamos a la época del año en la que usamos ropas más livianas y nos gusta llevar prendas cómodas que nos ayuden a estar frescas. Tenemos ganas de usar shorts, faldas cortas, musculosas... y para eso, queremos (necesitamos!) estar depiladas. Acá te dejamos algo de información acerca de Depilación definitiva (láser), la opción más elegida para terminar con el vello y estar divinas para cuando llega la temporada primavera-verano.

¿A qué llamamos Depilación Láser y cómo funciona?

La Depilación Láser básicamente pretende destruir el bulbo del vello, la base bulbosa donde nace el vello. El láser es un dispositivo que emite una luz especial que consta de una sola longitud de onda, que define su naturaleza monocromática (color rojo). Dependiendo de la longitud de onda específica para cada láser, los fotones que constituyen la luz serán más o menos absorbidos por las diferentes estructuras encontradas, en particular, en función del color de las mismas. Por lo tanto, un vello pigmentado, representa un objetivo color marrón o negro. Lo láseres depilatorios son fuertemente absorbidos por esos colores, debido a la pigmentación natural de la piel, la melanina; una vez absorbida, la luz se transforma en calor y eso es lo que va a destruir el bulbo piloso, asegurando una depilación duradera (definitiva). Entonces, si análizamos con más profundidad, el objetivo del láser más bien es el pigmento que le da su color marrón. De ello se deducen dos consecuencias importantes: en primer lugar, si el cabello oscuro puede ser destruido de manera efectiva, el láser no funciona en el pelo no pigmentado, al igual que en el vello rubio, blanco o rojo... Por otra parte, a la luz de láser no hará la diferencia entre el pigmento melanina del bulbo y el presente en abundancia en la epidermis de la piel pigmentada (naturalmente pigmentada o después de un bronceado). Por lo tanto, la/el candidata/o ideal para la depilación sería una/un paciente con el vello marrón o negro. Sin embargo, en los últimos años se ha logrado tratar con eficacia la piel pigmentada con seguridad, aunque esto ha encarecido el precio.

¿Cuál es la diferencia entre láser y luz pulsada?

Varios láseres se muestran eficaces en materia de depilación. Los más utilizados son los láseres Alexandrites, más efectivos sobre piel clara. El láser Nd-YAG permite tratar las pieles pigmentadas, contrariamente a otros aparatos. Necesitan sin embargo más sesiones antes de obtener una reducción pilosa importante y sostenible, y son un poco más dolorosos.
Algunos profesionales proponen la depilación con Luz Pulsada. Ésta realmente no es un láser, y son eficaces y fiables si son bien utilizados. Paradójicamente, cuanto más “simple” es la tecnología utilizada y tenga la reputación de tener un bajo riesgo, es más delicada su forma de utilizar. La frontera entre eficacia y toma de riesgo es más estrecha.

¿La depilación láser es definitiva?

Es casi definitiva, en un alto porcentaje de los casos. En efecto, después de la primera sesión, la zona tratada parece bien depilada y, teóricamente, todos los bulbos pilosos presentes han sido destruidos. No obstante, puede suceder que los bulbos pilosos no pigmentados hayan escapado a la acción del láser y progresivamente den origen a vello nuevo. La depilación persistirá algunas semanas antes de que el vello nuevo aparezca: una nueva sesión de láser entonces será necesaria, aunque menos importante (intensa) que la precedente. De hecho, a medida que se suman sesiones, el crecimiento será cada vez más débil. A nivel de las axilas o a nivel del vientre, se puede considerar que después de cinco o seis sesiones el paciente puede esperar que el vello se muestre débil, con una reducción del número de pelos superior al 80 %; los pelos que puedan quedar son generalmente muy finos, poco visibles. En cuanto a la depilación del rostro, el número de sesiones es más elevado, sobre todo si existen anomalías hormonales asociadas. Una vez que se obtiene un resultado satisfactorio, una sesión de mantenimiento a los 12 y 18 meses prolongará los efectos.


¿Cuál es el ritmo (frecuencia, cantidad) óptimo de sesiones?

Como vimos, el tratamiento con depilación láser destruye, en cierto modo, la generación de bulbos pilosos. Hay que esperar que los nuevos pelos aparezcan antes de contemplar la posibilidad de una nueva sesión. El tiempo es muy variable según las zonas tratadas: mucho más rápido al nivel de la cara, más lento al nivel de los miembros. Por lo  tanto, justo después de una sesión, no podemos saber cuándo se efectuará la próxima, que será practicada cuando aparezca nuevamente algo de pilosidad.

¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios?

La depilación láser es, hoy día, una técnica muy practicada y difundida, y crece año a año el número de pacientes que consultan y deciden realizarla. El número de incidentes observados es bajo, y los efectos secundarios son benignos. El efecto secundario más problemático es la quemadura que puede ser seguida por una despigmentación de la piel.
Vimos que el blanco electivo del láser depilatorio es el pigmento de la piel, es decir la melanina. Por lo tanto, si un paciente es depilado cuando su piel se encuentra bronceada o pigmentada, el láser que no nota la diferencia entre el pigmento del bulbo y el de la piel, ejercerá acción al nivel de la epidermis rica en pigmento (melanina) y esto se traducirá por una quemadura superficial. Si ésta es de intensidad moderada, lo que sucede en la mayoría de los casos, seguirá una despigmentación pasajera; el paciente cuando se exponga de nuevo al sol, probablemente verá esas zonas despigmentadas, que se corregirán con el tiempo. En caso de quemadura más importante, podría haber despigmentación definitiva. Normalmente, las sesiones provocan una inflamación ligera, que persiste uno o dos días. Si la reacción es más fuerte, por ejemplo porque la piel es ligeramente pigmentada, será más marcada y puede traducirse luego, sobre todo si el paciente se expone al sol, en una hiperpigmentación. No obstante, ésta es menos problemática que las despigmentaciones porque es pasajera y acaba por desaparecer. Las pieles pigmentadas recurrirán al laser Nd-YAG. El tratamiento debe siempre ser practicado por un médico o bajo su responsabilidad directa; él es quién debe fijar los parámetros del tratamiento. El tratamiento no puede ser realizado por una persona que np sea médica/o en ausencia de una que sí.

El problema de las "estimulaciones paradójicas"

En un número muy débil de casos, se ha observado que pacientes presentaron crecimiento o acentuación de la pilosidad. Esto es muy raro y casi siempre observado en circunstancias muy particulares, por ejemplo a nivel de la región situada por delante de las orejas o sobre el cuello. Esto sucede a menudo cuando se utiliza una potencia demasiado débil al momento de aplicar el tratamiento láser, o cuando existen alteraciones hormonales asociadas.

La depilación eléctrica

La depilación eléctrica, el tratamiento más clásico, se aplica sobre pequeñas superficies. En efecto, su límite es la dificultad en realizar la depilación de numerosos pelos en una sola sesión; allí tiene ventaja el láser. No obstante, vimos que ciertos pelos tales como los pelos blancos, los pelos claros y finos y los pelos pelirrojos resisten el laser. Y sobre este tipo de vello, sólo la depilación eléctrica puede ser propuesta en complemento de las técnicas tradicionales como la cera.

Vos sos de las que se animan a hacerse depilación definitiva?

También leé:

Piel de naranja: existen remedios naturales para reducirla (afortunadamente!)